domingo, junio 04, 2006

"Ver las estrellas"


"VER LAS ESTRELLAS”
La expresión ver las estrellas en castellano tiene un significado que muchas veces hemos visto gráficamente reproducido en los TBOS de Mortadelo y Filemón o que asociamos con que nos pisen un juanete en un autobús abarrotado de gente.
Sin embargo a veces se pueden "ver las estrellas", las de verdad, fuera de la niebla espesa de las ciudades, sentada en una terraza frente al mar o en la paramera castellana en una noche de intensa helada arrebujado en una manta con la nariz goteando, preferiblemente en compañía, para no tener miedo de los lobos que en esas noches frías aprovechan la ocasión para comerse a las ovejas que se salen del redil. O a veces en momentos especialmente intensos de abrazos y besos uno ve estrellitas azules o blancas y se siente especialmente feliz de que el firmamento estrellado o el universo o la galaxia Andrómeda o cómo diantre se llame se cuele en su cabeza un instante, un instante atómico de felicidad anterior al big bang como Adán y Eva antes de comerse la manzana de la discordia.

Y si antes de ver estrellas una tiene la dicha de salir del brazo de un apuesto caballero con poderes mágicos que crea lo que deseas, porque tiene ese don. Y la misma calle de todos los días se convierte en el camino de baldosas amarillas del Mago de Oz pero con el mago de la mano, Madrid, inhóspito lugar, se convierte en algo distinto y cada baldosa, pisada cansinamente todos los días brilla en la noche.
Por eso escribo hoy como cuando Melusina por fin conoció al Bello Aiol aunque su cuerpo estuviera metamorfoseado en el de un efebo por un encantamiento de su pérfida madre Persina. Y porque el amor o la amistad es un lazo que nos mantiene fuertemente ligados a la vida.

3 comentarios:

Amor dijo...

Y a la vida hemos llegado tú y yo, quién sabe, ¿verdad?, quizá de la mano desde más allá de los siglos, quizá la vida era esto, y quizá conocerse y conocerse de mil maneras hace que nazcan las estrellas y se creen a cada paso como tú y yo las hemos creado más de una vez. Es verdad que Madrid tiene su encanto, y acaso no vemos las estrellas del cielo porque estamos mirando las que están aquí y cenan y pasean y escriben y toman cerveza y de vez en cuando nos hacen ver como en un secreto que son estrellas disfrazadas de personas. Hay quien dice que tú eres Melusina. Yo sé que eres el reflejo de la supernova más poderosa que se ha encarnado para mí para que yo tenga un cómplice en este mundo. Casi lloro con lo que has escrito. Beso. Tenme. Siempre he estado aquí contigo.

Glauca dijo...

Las estrellas es mejor verlas de a dos.
Besos cargados de lucecitas chispeantes.

yole dijo...

Curiosa hada-sirena Melusina,sí...acudí a su invitación temiendo que me convirtiera en efebo.

Besos encantados.